20 Ideas económicas y sencillas para que la infancia de tus hijos sea mágica

20 Ideas económicas y sencillas para que la infancia de tus hijos sea mágica

Hace un par de semanas se publicaba en el Huffingtongpost el artículo “Estoy harta de tener que hacer que la infancia de mis hijos sea mágica“. Al principio del artículo la cosa iba bien enfocada, puesto que la madre se quejaba que no le gustaba que la infancia de sus hijos se hubiera convertido en una competición de regalos y de fiestas de cumpleaños carísimas y enormes. Yo comparto esa forma de pensar, porque creo que no tiene sentido ese afán de protagonismo que tienen algunos padres en “organizar la  mayor fiesta del siglo” para un niño que cumple dos años y que sólo quiere jugar con el papel de regalo.

Sin embargo poco a poco el artículo se fue desvirtuando a mi entender y empezó a decir cosas como:

No recuerdo una sola vez en que mis padres hicieran manualidades conmigo

Nuestros padres no eran los responsables de nuestra diversión. Si se nos ocurría murmurar las palabras mágicas “estoy aburrido”, en un momento nos daban una lista de tareas.

Mis padres se ocuparon de mantenernos calientes y alimentados, y ocasionalmente planeaban alguna actividad especial para nosotros

Sinceramente, no veo que ninguna de estas cosas sean positivas, ni algo de lo que sentirse orgulloso como para publicarlo en Internet y querer que lo lea todo el mundo.

Porque si tengo que elegir yo SI quiero que la infancia de mis hijas sea mágica.

Y no me estoy refiriendo a montañas de jugetes, viajes a Disney o cupcakes caseros con 18 toppings. Estoy hablando de disfrutar con mis hijas, elegir pasar tiempo con ellas en lugar de otras actividades, mirar el mundo desde su mirada, proponerles cosas divertidas y a dejarlas que se comporten como niñas para que cuando crezcan puedan recordar lo felices que fueron de niñas cuando la loca de su madre les dejaba andar descalzas por casa.

Así que si te apetece que tus hijos tengan una infancia mágica, no es necesario gastar miles de euros ni hacer cosas complicadas. Aquí te doy unas ideas que seguro que te pueden ayudar:

1. Bailar bajo la lluvia

Cada vez que se pone a llover y yo pienso que no podemos ir al parque, mis hijas y mi marido me proponen salir a mojarnos un poco. Es divertidísimo, liberador y gratis!

Un baño calentito después lo resuelve todo.

2. Saltar en los charcos

Después de un día de lluvia viene lo mejor porque ¡hay charcos! ¿alguna vez has dejado a tu hijo saltar en ellos? vale, se va a mojar entero, pero te aseguro que su felicidad será inmensa y su diversión también.

3. Bañarte con tus hijos

Algo tan simple como eso puede hacer que el mal humor o que las discusiones de los niños desaparezcan por completo.

Me encanta bañarme con mis hijas, juntas o por separado. Ellas lo disfrutan muchísimo y os puedo asegurar que esos recuerdos les durarán muchos años (mi hija mayor todavía recuerda cuando nos bañábamos SOLAS a diario antes que naciera su hermana jaja).

4. Hacer manualidades juntos

Y no hace falta que sean cosas complejas sacadas de pinterest. Un simple mural, un dibujo con acuarelas, un muñeco de nieve hecho con algodón, una oveja hecha con papelitos de WC pegado en una cartulina…cualquier cosas sirve!

Con un poco de imaginación o buscando en algún libro de manualidades, seguro que sacaremos ideas baratas y fáciles de hacer.

5. Ir a la biblioteca a leer cuentos

Parece increíble pero aunque los niños tengan las estanterías llenas de cuentos, adoran ir a la biblioteca!

Allí ven otros libros que no hay en casa, aprenden a amar a los libros, aprenden a respetar el silencio y la tranquilidad para leer…y todo gratis!

6. Hacer un picnic en el monte

Y perder tiempo cogiendo palitos, piedras y bichitos. Caminar sin rumbo sólo por el placer de estar en la naturaleza en familia.

7. Cocinar juntos

Y me da igual si se trata de una tarta fondant, un bizcocho, unas galletas o una pizza casera. Los niños adoran cocinar cualquier cosa.

Si les dejáramos ayudarnos en la cocina más a menudo, además de aprender algo tan necesario como es cocinar, disfrutaríamos de muchos más ratos divertidos en familia.

8. Hacer una acampada en el salón (o en el jardín si lo tienes)

¡Es emocionante! y no cuesta nada organizarlo. Sólo hay que asumir que nuestro salón estará desordenado un día, pero yo creo que vale la pena con creces.

9. Hacer un maratón de películas

Si tus hijos ya son mayorcitos y son fans de Star Wars o de Barbie, se puede organizar un maratón de películas con palomitas ¡será muy divertido!

10- Sesión de Peluquería

¿Hay algo más entretenido que hacernos peinados, coletas y trencitas? A lo mejor a algunos niños no les apetecerá ese plan, pero a las niñas seguro que sí.

11. Pintarse la cara

De princesa, de Spiderman o simplemente de arco iris. Cualquier cosa sirve para pasar un buen rato y si no se te ocurre nada de lo que pintar a tus hijos, puedes buscar en internet que hay cientos de páginas con instrucciones paso a paso.

12. Practicar un deporte en familia

Algo tan sencillo como salir a correr, ir en bicicleta, patinar, ir a la piscina, jugar al fútbol, hacer senderismo, jugar al baloncesto o cualquier otra actividad deportiva puede ser un momento precioso para recordar.

13. Hacer una búsqueda del tesoro

Un juego muy fácil de hacer y prácticamente gratis con el que todos los niños que conozco se divierten. Dibuja un mapa y esconde cosas para que los niños las encuentren ¡divertidísimo!

14. Tarde de cuentos

Igual que se puede hacer un maratón de cine con palomitas, se puede hacer una tarde de cuentos en la que nuestros hijos decidan los cuentos que vamos a leerles. Si ya saben leer, ellos también pueden leer sus cuentos favoritos al resto de la familia.

Nosotros lo hacemos mucho frente a la chimenea cuando hace frío o esta lloviendo ¡maravilloso!

15. Grabar una película juntos

Mis hijas adoran grabar películas con su padre. Se disfrazan, organizan un mini guión y se ponen manos a la obra.

Hoy en día, los móviles tienen unas cámaras de vídeo estupendas que pueden utilizarse para estas cosas.

16. Jugar a las cosquillas

No hay mejor forma de empezar el día que con una sesión de cosquillas en la cama ????

17. Bailar juntos

Bailar anima a cualquiera, por muy cansado que esté, por mucho mal humor que traiga del trabajo…una sesión de baile con niños es absolutamente energizante.

18. Cuidar a tu mascota y jugar con ella

Me da igual si tienes un perro, un gato, un pájaro o una iguana. Las mascotas son una oportunidad de pasar tiempo de calidad en familia y de crear preciosos recuerdos para nuestros hijos.

19. Inventar canciones juntos y tocar instrumentos

Yo adoro inventarme canciones con mis hijas. A veces cogemos canciones que ya existen y les cambio la letra con algo chistoso y mis hijas se parten de risa.

Si sabemos tocar algún instrumento ¡perfecto! pero si no sabemos, ¡no pasa nada! siempre podemos tocar alguno de percusión: pandereta, tambor, etc.

20. Jugar con tus hijos

Cualquier juego que juegues con tus hijos dejará en ellos un recuerdo maravilloso de tiempo compartido con sus padres. Ya sé que a veces da pereza, pero tirarse al suelo con los niños, dejarles decidir el juego, dejar a un lado las responsabilidades y obligaciones…pero de verdad que merece la pena.

Y ahora es tu turno ¿se te ocurre alguna cosa más para hacer que la infancia de tus hijos sea mágica?

 

http://www.maternidadcontinuum.com/2014/05/20-ideas-baratas-y-sencillas-para-que-la-infancia-de-tus-hijos-sea-magica/6:14 pm

Agregar comentario